Seleccionar página

Si hurgamos en nuestra memoria, seguramente todos hemos pasado por un episodio en donde nos enteramos de algún producto o marca que nos llama la atención y, de pronto, comenzamos a verlo por todos lados cuando antes no estaba. Puede ser que el efecto sea real, sin embargo, en muchas de las ocasiones la marca o producto ya estaba ahí, y es nuestro cerebro el que comienza a detectarlo gracias a que hace poco tiempo nos interesó. A este efecto se le llama “Ilusión de Frecuencia” o Fenómeno Baader-Meinhof.

Personalmente, me ha pasado con coches, cuando he navegado viendo las características de algunos y descubro un modelo que no recuerdo conocer, pero me llama la atención, de pronto me topo con 3 o 4 en el trayecto de regreso a casa.

¿Los coches los compraron ese día? Seguramente no, sin embargo mi cerebro está ahora aplicando el “sesgo de confirmación”, y probablemente haciéndome la mala jugada de pensar que el producto se puso de moda recientemente, cuando la realidad es que esos coches ya estaban rondando en la ciudad en días o semanas anteriores sin que yo los notara.

¿Cómo podemos usar este efecto a favor de nuestra marca o producto?

 

Va a jugar a nuestro favor en 2 momentos:

REPETICIONES PUBLICITARIAS

Si bien se dice que la publicidad tradicional ya no funciona, puede ser sin duda alguna un detonante para el efecto de ilusión de frecuencia, siempre y cuando cuente con la creatividad y el impacto suficientes para captar de manera positiva la atención de la audiencia y lograr quedarse en su mente.

RECOMENDACIONES

Aquí es donde el “boca en boca”, en conjunto con tendencias como los Influencers entran en juego. Es más fácil que alguien note la presencia de una marca o producto si “es el que platicó tal persona en la reunión” o “es el que subió X X en su historia de ayer”, que si le pasas por un lado y no lo conoces.

¿Ya lo lograste? Ahora tienes que estar en todas partes.

De poco sirve que nos recomienden y activen el mencionado efecto en la mente de muchísima gente, si cuando salgan a la calle o naveguen en internet no nos van a encontrar en ningun lado. La presencia que nuestra marca o producto tenga en el mercado, ya sea tradicional o digital, hará la diferencia entre ser una “viralidad pasajera” o poner a sonar la caja registradora.

Por: Absalón Treviño

CEO Strategia 2.0

Twitter: @pelondehospicio