Seleccionar página

Por: Absalón Treviño / CEO Strategia 2.0

En un entorno publicitario que evoluciona tan rápido como lo hace la tecnología, el conocimiento del comportamiento del consumidor se vuelve un tema “del diario”; es decir, ya no basta con realizar un estudio al semestre o al año, como anteriormente se estilaba, para revelar los secretos que llevarán al éxito tu siguiente campaña publicitaria en internet.

Basados en los estudios realizados por IAB México, podemos darnos cuenta de que el internauta en México ha madurado, y el obtener conversiones con tan solo generar contenido constante, “targuetear” bien, o “ponerle presupuesto” a algunas de nuestras publicaciones, ya no sucede.

Aquí están algunos de los datos del estudio que considero más importantes a la hora de planear tu siguiente campaña de publicidad en internet:

7 de cada 10 internautas ponen atención a la publicidad en internet

Aquí es donde los “haters” saltan a decir que no es posible, que todo mundo odia la publicidad en internet. Sin embargo es un hecho que no es la publicidad en sí la que molesta, sino la mala publicidad.

De aquellos que se detienen, cuando menos en alguna ocasión esporádica, a ver la publicidad, lo que destaca es:

Más del 45% se detiene en publicidad que contiene información de su interés, o promociones y descuentos.

Siguiendo con el tema del punto anterior; no es la publicidad lo que molesta, sino una publicidad que no me presenta nada atractivo en base a mis gustos y preferencias.

Aquí entra por primera vez la falta de conocimiento por parte de quien diseña las campañas (agencia, freelance, o la misma empresa), pues el no filtrar correctamente la audiencia por rango de edades, ubicación geográfica o historial de navegación, hace que los anuncios se muestren a personas que no les interesa su producto o servicio, y se pierda la credibilidad en los canales publicitarios.

Casi el 50% de las causas de rechazo hacia la publicidad en internet, van relacionadas con publicidad mal dirigida o diseñada, y publicidad intrusiva.

Para ser exactos: “No me llama la atención” y “Me molesta o me estorba” fueron las causas más mencionadas; que en conjunto con hechos como la falta de coherencia entre lo que el anuncio ofrece y lo que el sitio de destino presenta, nos llevan a pensar que lo que está sucediendo es:

  • Un diseño inadecuado de la campaña. Que puede significar desde no presentar con claridad tu ventaja competitiva o el beneficio que ofreces, hasta detalles menores (que representan pérdidas mayores) como dirigir la publicidad al sitio principal y no a una landing page específica, entre muchas otras.
  • Una vez más un mal Targeting. Donde la promoción o el beneficio pueden ser excelentes, pero mostrados a un público que no es el meta del producto o servicio, se convierten en esfuerzos inútiles y dinero tirado a la basura.

Esto es apenas un porcentaje muy pequeño de lo que debemos de tomar en cuenta para una buena campaña de publicidad en internet, sin embargo estoy seguro que representa muy bien lo que debería ser un “primer paso” antes de lanzarnos con nuestra marca o producto a intentar llegar a nuestra audiencia en medios digitales.

En resumen:

1.- Contenido. Una publicidad vacía, donde solo hablas de lo bueno que es tu producto por el simple hecho de ser tu producto, ya no funciona (desde hace mucho). Debes entregarle contenido útil a tu audiencia.

2.- Las promociones no mueren. Aun que en ocasiones se contraponga con el punto 1; el mercado sigue apreciando mucho el hecho de que les otorgues un buen precio, condiciones, o una oferta que sobrepase sus expectativas.

3.- la publicidad intrusiva mata tu marca o producto. Venimos diciendo esto desde hace muchos años, y aun así, existen marcas y sitios web que por la desesperación de ser vistos a toda costa, continúan utilizando esta molesta práctica. Ejemplo: PopUps de toda la pantalla cuando te dispones a comenzar a leer una noticia.

4.- El target es lo más importante. Y lo reitero: LO MÁS IMPORTANTE. De nada sirve una excelente campaña si se va a mostrar en sitios, horarios, o canales en donde no está tu mercado meta. Por el contrario, y sin que esto signifique que esté bien hecho, el mostrar una publicidad mediocre al target correcto, puede dar mejores resultados que una excelente al target incorrecto.

5.- Asesórate antes de arrancar. Por más que parezca fácil, no siempre lo es. El hecho de que tu hijo de x años (siempre aplica) parezca un experto en redes sociales porque usa su tablet desde los x años, no significa que el internet sea un juego de niños. Tu presupuesto y la imagen de tu marca no están para desperdiciarse, así que busca desde tutoriales o artículos, hasta agencias o especialistas que puedan darte un panorama más amplio de lo que tu marca o producto requieren para lanzar una campaña exitosa en internet.