Seleccionar página

“Yo pondría el logo arriba, más grande, mucho más texto que eso, una imagen del producto para que la gente lo conozca y no la foto de esa niña feliz, y me enfocaría más en poner las características técnicas como en el folleto, pero ustedes son los expertos, ustedes digan”

Por: Absalón Treviño / Strategia 2.0

A lo largo de 15 años me he topado con muchas maneras de pensar y actuar por parte de las empresas, hablando de la interacción con una Agencia de Marketing o Publicidad. Desde el que quiere tomar el control completo de todo lo que se hace, hasta el que parece haberse quitado un peso de encima y se deslinda de todas las responsabilidades dejándote el control hasta de cosas que no te corresponden.

La gran mayoría revela el estilo de trabajo hasta después de algunas semanas de interacción (tanto clientes como agencias), por lo que en ocasiones puedes terminar recibiendo un servicio mucho más limitado al del precio que te están cobrando, o viceversa.

Este tipo de malentendidos se pueden evitar si ambas partes tienen claro cuál será el rol que jugarán una vez que comiencen a trabajar juntos, y aun que parece lógico el pensar que así es todo el tiempo, muchas veces las partes se limitan a definir qué posibilidades tienen ambos, pero no a definir cuáles serán los alcances reales en la operación del proyecto.

Así que, la próxima vez que pienses en contratar a una Agencia de Marketing (Digital en este caso), no solo te preguntes ¿Qué quiero lograr? Pues la respuesta casi siempre será vender más, sino ¿Qué alcance de servicios estoy esperando recibir, y qué tipo de servicio estoy dispuesto a permitir que la Agencia haga por nosotros? Esto no solo hará que la relación sea más amable y duradera, sino que posiblemente te ahorrará dinero.

Algunos ejemplos de alcances en el servicio de una Agencia, desde proyectos “one time” hasta servicios continuos, son:

OPERATIVO

Generalmente aplicable a empresas que cuentan con un departamento de Marketing, o PYMES donde el dueño o gerente tiene buenos conocimientos de estrategias de mercadotecnia, y solo buscan a un externo que les de el servicio de ejecución que dentro de la empresa no tienen.

En este caso es la empresa la que dicta el “qué, cómo y cuándo” se hará, y la Agencia se limita a llevar acabo las acciones.

No recibirás (ni quieres recibir, suponemos) por parte de la Agencia propuestas de mejora, de optimización, de cambio de diseño, etc.

ESTRATÉGICO ESPECÍFICO

Se refiere a un control más holgado en el “qué, cómo y cuándo” se harán las cosas, pero limitado a un área específica de acción. Por ejemplo: El manejo completo de las redes sociales, o un rediseño “desde cero” del sitio web.

En este caso la Agencia tendrá el control estratégico y operativo del área que le asignaste, y deberá empatarlo con la(s) estrategia(s) general(es) de marketing o de ventas de la empresa.

No recibirás (ni quieres recibir, suponemos) por parte de la Agencia propuestas de cambios en áreas que no les corresponden.

ESTRATÉGICO GENERAL

Se refiere a la posibilidad de proponer y/o controlar la estrategia y acciones generales de marketing o ventas de tu empresa. Generalmente se aplica en PYMES, StartUps o empresas en crecimiento pleno que no cuentan internamente con el talento humano requerido (o el tiempo para desarrollarlo) en estas áreas.

En este caso la Agencia tendrá la responsabilidad de apoyarte desde el desarrollo hasta la operación de las estrategias de marketing y ventas. Proponer, diseñar, desarrollar, optimizar, operar y medir.

Por obvias razones esté es el caso más crítico, así que asegúrate de investigar bien los casos de éxito de la Agencia en cuestión antes de lanzarte a la aventura con ellos.