Seleccionar página

Diseñar o re-diseñar tu sitio web no debería ser una decisión que se tome a la ligera o se haga con prisa, sobre todo si no tenemos a alguien in-house que pueda modificar constantemente el contenido del sitio.

Cuando decidimos diseñar o re-diseñar nuestra web, un error muy común que cometemos es hacerlo usando la información que nosotros queremos compartirle a la gente, o creemos que será de utilidad para transformar su visita en una conversión.

La realidad es que en ocasiones estamos tan ciclados o empapados de nuestro producto o servicio, que pasamos por alto detalles pequeños que para nosotros pueden ser insignificantes, pero tal vez para el usuario sean importantes en el proceso de toma de decisión de compra.

Aquí te dejamos 5 preguntas que debes hacerte antes de diseñar o re-diseñar tu sitio web, sea cual sea el enfoque:

1.- ¿Porqué queremos tener un sitio web nuevo?

Si la respuesta es simplemente para no quedarnos atrás o para ser como la competencia, mejor detente a re-plantear tu estrategia, ya que lo más probable es que termines haciendo algo sin estructura o con información poco útil.
Comienza por plantearte objetivos claros y medibles antes de arrancar con el diseño del sitio web.

2.- ¿Para quién(es) queremos nuestra nueva página web?

En la mayoría de los casos la respuesta no será para mi o para mis empleados, así que lo primero es ponerte en los zapatos de tu target y comenzar a estructurar en base a lo que ellos requieren, de lo contrario terminarás haciendo una página que para tu punto de vista como dueño o empleado sea una maravilla, pero para el usuario pudiera ser confusa o poco útil.

3.- ¿Qué valor tendrá para la gente?

Aquí está el primer punto crítico donde es muy fácil “brincar la línea”. Sin duda todos hacemos el contenido de nuestra empresa buscando vender mucho, sin embargo, no todos los usuarios aprecian el hecho de entrar a un sitio web que parece únicamente “aventarse confeti” a si mismo.
Recuerda que tu producto o servicio le genera un valor (cualquiera que sea) a tus clientes; comienza por resaltar esos valores antes de promocionar tu producto sin pensar en el usuario.

4.- ¿Cómo y quién medirá el éxito del proyecto?

Una de las ventajas de un sitio web a comparación de un catálogo o un folleto impreso, es que puedes corregir sobre la marcha.
Así que desde un inicio define bien las métricas de éxito de tu sitio (que no sean simplemente visitas) y quién será la persona de estar al pendiente de que el objetivo se vaya logrando.
Si no va bien, corrige.

5.- ¿Qué es factible hacer y qué vale la pena hacer?

Todo proyecto empieza con todas las ganas de hacerlo lo mejor posible y ponerle todos los ingredientes y elementos posibles, sin embargo, no siempre en la realidad tenemos el presupuesto o los recursos para hacerlo todo, o bien no todo lo que pensamos que deba incluir vale la pena incluirlo.
Haz una lista de los 5 elementos más importantes en tu sitio y los 5 elementos que más factible es realizar. Colócalos en una matriz y comienza por diseñar la arquitectura de tu sitio con los que más alto estén en ambos cuadrantes.
Por: Absalón Treviño

CEO Strategia 2.0

Twitter: @pelondehospicio
Suscríbete a nuestroNewsletter

Suscríbete a nuestroNewsletter

Únete a nuestra comunidad para recibir en tu correo electrónico novedades y tips de Marketing Digital.

Recibirás un correo para confirmar tu suscripción!